Jamón del bueno en Lantz

Quién me iba a decir que uno de los mejores pintxos de jamón que he probado en mi vida, me lo iba a comer en Lantz!

Lantz,  es como un pueblito de cuento, desde que cruzas el pequeño puente a casi un kilometro de llegar, con los montes y árboles de Ultzama al fondo, hasta que entras en la calle principal del pueblo y ves de cerca las casas de piedra roja.

Pero la mejor de las casas que vi, no por su fachada, si no por el pintxo que me sirvieron fue la Posada. Aunque en la barra no había nada para comer a la vista, pregunté (en euskera) a ver si había algo, a lo que me respondió (en euskera también) que sí y me dió a elegir txistorra, queso y jamón.

Elegí jamón y queso. Tardó un ratillo en volver, pero no veas si mereció la espera.

Pintxo de jamon en la Posada de Lantz

Nunca olvidaré este pintxo de jamón y aunque no me queda cerca, pienso volver pronto a Lantz solo por el jamón! y te lo recomiendo! (y si encima también quieres pedirlo en euskera, le dices: Kaixo, urdaiazpiko pintxo bat, mesedez)

Deja un comentario